Ante un resultado adverso. ¿Cómo es la reacción de mi líder?

Este fin de semana he asistido a varias charlas de entrenadores con sus jugadores, previa al partido, en el descanso y después del juego en campo.

En este sentido, encuentro gran similitud con el trabajo que también realizo con los líderes de organizaciones y sus equipos. Y os diré que me encantaría que muchos de estos directivos y directivas con los que trabajo, hubieran presenciado la charla de uno de los míster en el descanso, con un resultado adverso.
Es como si el equipo comercial no estuviera llegando a los objetivos; o el área de producción estuviera teniendo dificultades para producir en plazo y forma; o en el equipo de calidad se registraran muchas no conformidades; o el índice de absentismo en el área de RRHH hubiera aumentado exponencialmente; o la toma de decisiones estratégicas desde el equipo de Dirección no estuvieran teniendo el resultados esperado…; o…etc.

La diferencia es que el caso que os comento, tenemos 40 minutos por delante para abordar la situación de adversidad.

Si estuvierais en este tesitura, ¿qué sensaciones os inundan?. Probablemente, la del miedo a no lograrlo, la mirada de aquellos aspectos que no están funcionando; la frustración que genera un arbitraje incomprensible; la tensión de estar perdiendo; la exigencia de lograrlo a toda costa….

En cambio, si os digo que el líder, el míster que he podido escuchar este fin de semana ha conseguido auto regularse para tranquilizar a sus jugadores.
Se ha formulado una pregunta. “¿qué necesita ahora mi equipo?”.

Necesita calma y algunas indicaciones para realizar un juego diferente. No trasmitirles mas presión, pues ellos son conscientes de la situación.
Ahora necesitan escuchar que su entrenador confía en ellos, que les escucha, que les pide concentración en el partido, sentirse comprendidos con los errores y aciertos de la primera parte,  …

Y así ha sido, el míster se ha conectado con emociones positivas, y desde ahí, tomar la calma necesaria para acompañarles, organizarles, ofreciendo soluciones adaptadas al momento.

Me viene al recuerdo unas declaraciones de Imanol Ibarrondo en una entrevista que leí hace tiempo, en la que decía “Creo que necesitamos líderes transformadores que tengan el coraje de brillar al servicio de personas y equipos sobre los que tienen el honor de liderar, y que se atrevan a creer y a crear nuevos futuros posibles y deseados para sus organizaciones. Líderes capaces de generar redes de conversaciones que impulsen a la acción y en las que las personas se sientan escuchadas, comprendidas, visibles, reconocidas, valiosas y queridas. Líderes inspiradores y capaces de descubrir el talento oculto de cada persona que forma parte de sus equipos y que con sus comportamientos, actitudes y lenguaje se hagan dignos de su confianza y compromiso”.

Hoy no hemos ganado el partido en resultado. Sin embargo hoy hemos logrado dar un paso de gigantes, tanto el míster hacia si mismo y su cuerpo técnico.
Y muy importante, hacia su equipo. Que le legitima, le admira, y se afianza un vínculo, que nos traerá otras victorias, mas adelante.

De momento, hemos conseguido la victoria de generar las condiciones necesarias para contar con un equipo de personas, con más recursos que los que tenían antes para abordar situaciones adversas.

Un equipo mas fuerte emocionalmente, mas sólido si cabe, con mayor confianza, con generosidad, orientado al interés del equipo; un equipo que escucha, que lucha, que se motiva, que sufre y comparte el sufrimiento, un equipo con alma.

Gracias a cada uno de los miembros que conformáis este equipo, y especialmente a su Cuerpo Técnico, y en concreto, a ti míster por esta microtransformación que estás viviendo y de la que nos hace participes a todos lo que te acompañamos.
Me siento orgullosa de este camino en el que estamos.

Seguimos avanzando


Noelia San Emeterio

7 años después…..seguimos avanzando

Hace unos días, PSQ cumplió su aniversario. 7 años acompañando a personas, equipos y organizaciones en el camino de lograr sus metas.
Proyectos interesantes, proyectos nuevos, proyectos llenos de vida, en los que trabajar con, desde, entre, hacia, hasta, para, por, según, sobre, mediante, a través de…., las personas.

Todos ellos con un componente común: la transformación. Ya sea micro, media o macro transformación. En la que podamos tomar consciencia de una situación, de un hecho, de un pensamiento, de una emoción,
Y de este modo, dar el paso a tomar la responsabilidad de crear las condiciones necesarias para que las cosas sucedan.
Y hacer nuestras esas transformaciones, interiorizarlas, expresarlas y hacerlas sostenibles en el tiempo. Logrando una nueva versión de nosotros mismos.

7 años disfrutando de una actividad que me apasiona, encontrando en cada proyecto una manera de reilusionarme cada temporada. Explorando nuevas formas de hacer, de construir, de experimentar…de sentir.

Practicar la mirada de la oportunidad:
Oportunidad para aprender,
oportunidad para enriquecernos desde la diversidad,
oportunidad de trabajar en sectores diferentes,
oportunidad de conversar con profesionales distintos,
oportunidad de trabajar en equipo con perfiles complementarios…

En este sentido, me siento afortunada de mirar y aprovechar las oportunidades, que me brindan las personas con las que me voy encontrando en este camino. Y desde estas líneas, quiero agradecer la confianza que depositáis en PSQ cada año, reforzando los valores que en su día hicieron nacer a PSQ:

La Ilusión y entusiasmo que sea capaz de transmitir a la hora de emprender un proyecto.
La Creatividad que integre en el proyecto para generar valor añadido
El Compromiso con las expectativas de las personas y organizaciones
El Sentido Crítico Constructivo que “no regala el oído”. Ofrece la oportunidad de avanzar y evolucionar
El Servicio y la Responsabilidad, que promueve el bienestar de las personas y el desarrollo de las organizaciones


Este último año 2016-2017 está siendo especialmente ilusionante, con retos de alto valor añadido, en organizaciones con retos internacionales, en equipos de trabajo con desafíos, con profesionales que apuestan por el camino del desarrollo y de la confianza en el individuo, en sistemas organizativos que compiten por estar entre los diez primeros, organizaciones que suman, entornos que aportan riqueza socioeconómica,...

Y la misión de PSQ está siendo el acompañarles para lograr la mejor versión de sus proyectos, optimizar sus recursos y esfuerzos, y desde la calma, liberar el potencial que llevan dentro cada persona, jugadores y jugadoras, entrenadores y entrenadoras, directores y directoras, Responsables de proyecto, alumnado,... Pues el potencial está en su interior. Tan sólo hay que confiar y estar atentos para que generar que suceda.

A veces me han preguntado si PSQ tiene "himno". Mi respuesta es que no. Sin embargo si tuviera que elegir uno, me decantaría por Imagine https://youtu.be/RwUGSYDKUxU

Me suelo caracterizar por la prudencia y la confidencialidad. Por eso, quienes leáis este post, sabréis que hablo de cada uno de vosotros y vosotras, que cada día me mostráis la confianza de continuar trabajando con los valores PSQ.
¡¡GRACIAS!!

La Familia deportiva. El efecto emocional en la recuperación.

Hoy operan a un jugador de un club de fútbol emblemático en Bilbao, Yeray_Álvarez, y la familia deportiva, la familia del fútbol se vuelca en darle ánimos para este día y los que vendrán.

Durante este año, estoy colaborando en un proyecto de ámbito deportivo del mundo futbolístico y he podido comprobar el efecto multiplicador que tiene el apoyo de las personas que rodeamos al jugador.

Estoy hablando desde el Club en la Dirección Deportiva, Coordinadores, Cuerpo Técnico, y en concreto, en las figuras de primer y segundo entrenador, así como el preparador físico y si cabe el preparador de porteros (si se tratara de quien guarda la meta). Y por supuesto el Cuerpo médico.

Son quienes están pendientes del jugador, desde la prevención de lesiones leves, medias o graves, o enfermedades mas críticas.
Por eso su insistencia en la prevención, ya sea revisiones periódicas, ya sea hacer estiramientos antes y post a los entrenos y en los partidos (que con la euforia o desencanto de lo acontecido, se nos olvida estirar los músculos). ¡¡Ojo!! Es un momento critico después de que el cuerpo ha estado sometido a una alta intensidad. Si lees este post, seas cuerpo técnico o jugador, insiste con este tema, pues es clave en la vida de un jugador.

Cuando ya se ha diagnosticado la lesión o enfermedad, la labor del cuerpo técnico es decisiva para acompañarle en este momento de apoyo, transmitiéndole confianza y ánimo. Facilitándole los medios necesarios para su recuperación. Y aquí el trabajo del cuerpo médico es de destacar, por su capacidad para explicar al jugador y su entorno, el grado de lesión o enfermedad y situarle en la realidad de la situación.

Es un momento difícil, y un momento de necesidad de ser claro con el jugador, con la capacidad de sintonizar con él y sentir lo que él esta sintiendo en ese momento (se siente hundido, triste, con miedo, piensa que su carrera deportiva estará truncada; que no volverá a ser el mismo; ¿y si no vuelvo a jugar al nivel que se me pide..?; que ya no contará para el mister,…y un largo etc de pensamientos negativos y de incertidumbre que se apoderan de él).
Estas sensaciones le pueden llevar a un estado de animo decaído, poco receptivo, negativo y de culpa, de enfado consigo mismo y con el resto del mundo.
Y ahí es donde la figura del Coach deportivo puede acompañar, junto con el resto del entorno deportivo y familiar. El acompañamiento en este momento consiste en escucharle, en que se sienta comprendido, en sostenerle emocionalmente y desde ahí, aportarle recursos (los tiene el propio jugador en su interior), para salir adelante.
Se trata de hacerle ver que la fuerza esta en su interior, desde la aceptación de lo ocurrido, para dar los siguientes pasos de aprovechar la propia intervención, operación, tratamiento, … y de este modo, convivir con uno mismo en un proceso de aprendizaje recuperatorio que le conduzca a su meta (la que el jugador se haya marcado: volver a entrenar a final de temporada; volver a jugar un partido en el mes de marzo; comenzar a correr a trote dentro de 2 meses; etc…)
Metas que el jugador visualizará para trabajar sobre ellas, no solo físicamente con los físios, sino mentalmente consigo mismo.

Es un camino largo, un camino que se hace al andar, y la manera en la que se afronte este camino es clave para la recuperación.
Así mismo es relevante el papel que juegan el resto de jugadores en este partido: he podido comprobar como el efecto de llamadas, whashaps, conversaciones se mantienen en el tiempo, y esta sostenibilidad del apoyo, hace que el jugador se sienta arropado, querido, apoyado, y le da un plus de energía positiva para continuar en su recuperación.
Detalles como firmar un balón con los nombres de todos los compañeros del equipo; o una pancarta de ánimo, o una canción, o un “¡Qué bien te veo!; “Estas avanzando…”mensajes positivos que refuercen al jugador…sentir, sentir, sentir y sobretodo sentirse, sentirse, sentirse capaz de hacer, capaz de recuperar, sentirse en el ánimo de aprender de este camino, aprender de uno mismo, de aspectos que autodescubre pues toma la actitud de explorar y de tomar consciencia de que la fuerza esta en su interior.

El entorno de la familia propia, amistades y pareja es fundamental en el sentido de creer, de confiar, de acompañar desde el comprender al jugador cuando llora, cuando no quiere hablar, de escuchar su silencio.
El entorno de la familia deportiva suma, motiva, tiene fuerza, reconforta y le hace sentir al jugador muy querido, y desde el amor, la recuperación es mas estimulante.

Y recuerda, tu mismo como jugador dispones de las claves mas importantes para esta recuperación, que sumadas al resto de claves (Club, Cuerpo técnico, Cuerpo médico, Coach Deportivo, jugadores, equipo, amistades, pareja, familia propia, familia, deportiva, etc…) te harán mas fuerte emocionalmente.


Este post se dirige a todos aquellos jugadores que estén en fase de recuperación de alguna lesión, del tipo que sea, pues para el jugador es su lesión o su enfermedad, y desde esa mirada, nos será mas sencillo acompañarles.