¿Y por qué a mí? El duelo en el proceso de transición profesional

Ya son 8 años los que llevo colaborando con Lukkap, en su ámbito de outplacement, acompañando a las personas en sus procesos de recolocación, incrementando su empleabilidad y mejorando su futuro.

Un proyecto que me encajó, desde el primer día, cuando Ignacio Fernández de Pierola me mostró la razón de ser de esta actividad en Lukkap.
Conectó con mi filosofía de vida, y en definitiva con los valores que me acompañan en mi actividad profesional en PoderSaberQuerer
En estos años, he tenido la oportunidad de acompañar a personas muy diversas en perfil de edad, de formación, de histórico profesional y personal, con sus ilusiones y expectativas, etc.
Y en todas ellas, había un estado inicial común, de cómo afrontar un proceso de desvinculación con una compañía. 
Un momento difícil y complicado de gestionar, que requiere de tiempo, pero, sobre todo, de una metodología y acompañamiento para caminar del "¿Por qué a mi?" al camino del "¿Para qué a mi?".

Recientemente tuve la oportunidad de escribir para el blog de Lukkap y plasmar las fases que se abordan para gestionar el duelo. Pues en definitiva, se trata de una pérdida. Y como bien dice Ignacio Fernández de Pierola, socio-director en  Lukkap“no podemos evitar el pasar por esas fases. Lo único que podemos hacer es, el transitar lo más rápido posible, y para ello el “echar a andar” y moverse hacia adelante, por experiencia, siempre ayuda”.

Con el post (ver enlace) quiero agradecer a todas aquellas personas que me han permitido caminar a su lado en esta etapa, y de las que he aprendido, en lo personal y profesional, y han dado sentido a la palabra resiliencia y al verbo reinventarse.


Desde PoderSaberQuerer con especial recuerdo para ER

Experiencia inolvidable En el proyecto Eraldatuz en el Futbol Base de la SD Eibar.

Todo empezó hace algo mas de 2 años, cuando Igor_Jauregi, me llamó para un proyecto en el Fútbol Base en la SD Eibar
El proyecto me enamoró (Valores representados en frases como “Saber quiénes somos, de dónde venimos y cómo hemos llegado hasta aquí". Frases coincidentes con mis valores de vida). Y fue entonces cuando emprendí un camino en el Coaching Deportivo, que ha sido apasionante.

Por eso, colega y amigo Igor, te agradezco la oportunidad de participar y colaborar en aportar valor añadido a un club como la SD Eibar.
Un club que me acogió y, en muchos momentos, me ha hecho sentirme parte, de lo que muchos de nosotros denominamos “la familia armera”.

Es un club que te envuelve y en gran parte, son las personas, las que transmiten estos sentimientos. Profesionales de diferentes áreas que te facilitan la tarea (Os he agradecido en persona vuestra ayuda, y colaboración.). 

De nuevo, aprovecho este espacio para hacerlo. Agradezco esa sonrisa agradable cuando preguntaba por alguien de oficinas; gracias por las conversaciones sobre la historia del club; gracias por transmitirme la pasión por este club; agradezco el abrazo en momentos especiales; agradezco las charlas sobre nutrición y ver la mejor manera de ayudar a jugador@s; Gracias por acompañarme en mi primer día en la presentación de Fútbol Base; agradecida de un café a tiempo; agradecida por compartir inquietudes; gracias por colaborar en tareas enfocadas al desarrollo de los jugador@s (visualizaciones, anclajes, dinámicas personalizadas, etc.); afortunada de vivir emociones diversas: tristeza, motivación, enfado, alegría, frustración, amor, miedos, pasión….Todas estas emociones necesarias para crecer y avanzar. 

Afortunada de haber tenido la oportunidad de escuchar, de observar, de aprender de otros profesionales (fisios, readaptadores, entrenadores, preparadores físicos..), y entre todos crear las condiciones necearías para que las cosas ocurran, y de este modo, vivir con intensidad una experiencia inolvidable.

Un proyecto de acompañamiento, con la finalidad de caminar hacia la “transformación” de las personas en Fútbol Base, que contribuyera positivamente a la evolución, tanto en el plano futbolístico como humano.
Acompañamiento a Cuerpos Técnicos, Jugador@s, Familias, Fisios, Readaptadores, cada equipo, con ánimo de facilitarles herramientas y recursos, que les ayudaran a gestionar las distintas situaciones con las que se encuentran día a día (entender qué es competir; la frustración de no lograr el resultado esperado; la capacidad para valorar lo logrado; la rivalidad; la rabia; la autoestima; la autoconfianza; el autocontrol; la motivación; la tristeza; el exceso de confianza; los egos; la envidia; las rivalidades; el respeto; la escucha; los hábitos saludables; cómo manejar los triunfos y los fracasos; tolerar los errores; el autocuidado, el cómo agradecer al compañer@-al entrenador; y un largo etc. de vivencias que cada persona (sea jugad@r, cuerpo técnico,…), experimenta a lo largo de la temporada.

Me siento orgullosa de haber pertenecido a la “familia armera” durante estas dos temporadas, que han sido intensas y de alta dedicación.  
Recuerdos y vivencias que llevaré en mi mochila. La mochila de las emociones, la mochila de los aprendizajes, la mochila de los momentos que se quedan grabados en la retina y en el corazón.
Me siento orgullosa de haber contribuido a construir parte de la historia del Fútbol Base en la SD Eibar. 

Y confío en que aquellas personas a las que he acompañado durante esta etapa, lleven consigo los aprendizajes, las herramientas que les serán útiles en el deporte y en la vida.

Emprendo otros proyectos con ilusión y con energías renovadas, siempre orientados a acompañar a las personas, equipos, y organizaciones (sistemas), hacia las metas que aspiran alcanzar.
Sueños y realidades que nos llenan de vida cada día.

 Another football is possible

Noelia San Emeterio
Coach







Ante un resultado adverso. ¿Cómo es la reacción de mi líder?

Este fin de semana he asistido a varias charlas de entrenadores con sus jugadores, previa al partido, en el descanso y después del juego en campo.

En este sentido, encuentro gran similitud con el trabajo que también realizo con los líderes de organizaciones y sus equipos. Y os diré que me encantaría que muchos de estos directivos y directivas con los que trabajo, hubieran presenciado la charla de uno de los míster en el descanso, con un resultado adverso.
Es como si el equipo comercial no estuviera llegando a los objetivos; o el área de producción estuviera teniendo dificultades para producir en plazo y forma; o en el equipo de calidad se registraran muchas no conformidades; o el índice de absentismo en el área de RRHH hubiera aumentado exponencialmente; o la toma de decisiones estratégicas desde el equipo de Dirección no estuvieran teniendo el resultados esperado…; o…etc.

La diferencia es que el caso que os comento, tenemos 40 minutos por delante para abordar la situación de adversidad.

Si estuvierais en este tesitura, ¿qué sensaciones os inundan?. Probablemente, la del miedo a no lograrlo, la mirada de aquellos aspectos que no están funcionando; la frustración que genera un arbitraje incomprensible; la tensión de estar perdiendo; la exigencia de lograrlo a toda costa….

En cambio, si os digo que el líder, el míster que he podido escuchar este fin de semana ha conseguido auto regularse para tranquilizar a sus jugadores.
Se ha formulado una pregunta. “¿qué necesita ahora mi equipo?”.

Necesita calma y algunas indicaciones para realizar un juego diferente. No trasmitirles mas presión, pues ellos son conscientes de la situación.
Ahora necesitan escuchar que su entrenador confía en ellos, que les escucha, que les pide concentración en el partido, sentirse comprendidos con los errores y aciertos de la primera parte,  …

Y así ha sido, el míster se ha conectado con emociones positivas, y desde ahí, tomar la calma necesaria para acompañarles, organizarles, ofreciendo soluciones adaptadas al momento.

Me viene al recuerdo unas declaraciones de Imanol Ibarrondo en una entrevista que leí hace tiempo, en la que decía “Creo que necesitamos líderes transformadores que tengan el coraje de brillar al servicio de personas y equipos sobre los que tienen el honor de liderar, y que se atrevan a creer y a crear nuevos futuros posibles y deseados para sus organizaciones. Líderes capaces de generar redes de conversaciones que impulsen a la acción y en las que las personas se sientan escuchadas, comprendidas, visibles, reconocidas, valiosas y queridas. Líderes inspiradores y capaces de descubrir el talento oculto de cada persona que forma parte de sus equipos y que con sus comportamientos, actitudes y lenguaje se hagan dignos de su confianza y compromiso”.

Hoy no hemos ganado el partido en resultado. Sin embargo hoy hemos logrado dar un paso de gigantes, tanto el míster hacia si mismo y su cuerpo técnico.
Y muy importante, hacia su equipo. Que le legitima, le admira, y se afianza un vínculo, que nos traerá otras victorias, mas adelante.

De momento, hemos conseguido la victoria de generar las condiciones necesarias para contar con un equipo de personas, con más recursos que los que tenían antes para abordar situaciones adversas.

Un equipo mas fuerte emocionalmente, mas sólido si cabe, con mayor confianza, con generosidad, orientado al interés del equipo; un equipo que escucha, que lucha, que se motiva, que sufre y comparte el sufrimiento, un equipo con alma.

Gracias a cada uno de los miembros que conformáis este equipo, y especialmente a su Cuerpo Técnico, y en concreto, a ti míster por esta microtransformación que estás viviendo y de la que nos hace participes a todos lo que te acompañamos.
Me siento orgullosa de este camino en el que estamos.

Seguimos avanzando


Noelia San Emeterio